Esta temporada pasada ha estado plagada de emociones y sin duda, una de las mejores series que nos hablaban de sentimientos ha sido este yuri tan aclamado por la crítica: Yagate Kimi Ni Naru. El amor adolescente es complicado y lejos de los estereotipos, este anime trata el romance entre chicas de una manera muy curiosa a la par que realista. Toca hacer un repaso de sus puntos fuertes y analizar en profundidad su historia.

Yagate Kimi Ni Naru o Bloom into you es una serie anime basada en el manga de Nio Nakatani. Próximamente saldrá a la venta en España el primer tomo de la mano de Planeta DeAgostini Cómic. Un aliciente más para disfrutar de esta interesante obra. Si aun no habéis visto su anime y queréis saber un poco más de su historia podéis echarle un vistazo a la sinopsis.

Sinopsis

Yu Koito es una chica que nunca ha sentido atracción por nadie, un aspecto que no deja de preocuparle, pues desea cambiar y, en cierto modo, ser como los demás. Por ello, se siente cómoda con su nueva senpai Toko Nanami, quien no deja de rechazar a todos sus pretendientes por no está interesada en nadie. Sin embargo, las cosas cambiarán cuando Toko comience a sentir algo por Yu, quien por su carácter amable y su objetivo de madurar se ve incapaz de rechazar a Toko. Será entonces cuando comience la historia de su peculiar relación y todo lo que ésta implica en el entorno en el que viven.

Reseña

Debo reconocer que la historia de Yagate Kimi Ni Naru me ha gustado. Ha sido una apuesta muy inteligente y que además buscar romper clichés en relación a las historias de romances yuri (Amor entre chicas). Se agradecen apuestas frescas que den otra perspectiva a un género bastante estereotipado.

La construcción de personajes y el desarrollo de los mismos son uno de sus puntos fuertes. Se escarba más allá de lo aparente y conseguimos percibir más cosas a parte de la atracción por compañeras del mismo sexo.

En Yagate Kimi Ni Naru al contrario que en otras series de este tipo, el eje principal no es la relación romántica. En este anime lo más importante es el desarrollo individual de cada personaje, la formación de la personalidad y sobre todo el descubrimiento de los sentimientos. Es una historia con la que podemos empatizar, ya que nos recordará a nuestras primeras etapas de la adolescencia en las que aun no sabíamos lo que es “amar”o “querer” a alguien de verdad. No  somos conscientes hasta que eso ocurre.  Hasta llegar a eso probablemente más de uno tuvo sentimientos parecidos a los de Yuu.

Otra parte curiosa que la diferencia de otras series yuri es precisamente la tranquilidad con la que ocurren las cosas. No hay conexión instantánea de las protagonistas, ya que la propia Yuu dice “no sentir nada”, lo cuál es cierto. La relación romántica no es lo principal como decíamos antes, pero juega un papel importante para conocer mejor a los personajes y cómo se sienten.  Es un medio para descubrir la personalidad de Touko y sus traumas o las preocupaciones de Yuu, por ejemplo. Pero aunque la historia romántica se tome su tiempo, no preocuparos porque veremos acercamientos físicos propios de adolescentes, lo que le da un toque tierno y realista.

Otro elemento interesante de Yagate Kimi Ni Naru es su composición coral, porque además de la pareja principal, los secundarios aportan su granito de arena. De hecho, hay capítulos narrados por otros personajes que nos ayudan a ver la historia principal desde otras perspectivas.

Con respecto al género yuri del que procede, resulta interesante ver la inclusión de distintos intereses románticos rompiendo así el encorsetamiento del género. Como en la vida real, no todas las chicas son lesbianas o todas heterosexuales, hay variedad de gustos. Por ejemplo, en la historia aparece la compañera de curso de Yuu, que está enamorada de un muchacho de su club. Y por otra parte, podemos encontrar un amor más maduro entre mujeres, como es el de la relación entre la profesora y la gerente de la cafetería.

Otra nota diferencial con respecto al típico yuri cliché del que huye este anime, es que el soporte emocional lo lleva la chica más joven, Yuu. Capaz de dar ánimos a Touko, sin despeinarse, ni sonrojarse. Una muchacha seria que dice lo que piensa. Cuenta con una personalidad única que se sale completamente del rol yuri convencional. Por su parte, Touko tampoco es la joven mayor segura de sí misma que corteja a diestro y siniestro a la chica joven. Ella es mucho más tímida e infantil.

Si tuviera que poner un pero al anime sería su final apresurado. Yagate Kimi Ni Naru ha sido una serie de 13 capítulos que se ha quedado muy corta para todo lo que se podía contar. Esto podemos comprobarlo desde dos perspectivas. Desde el punto de vista de una persona que no se ha leído el manga puede resultar una historia con un final muy abierto. Por otro lado, para quien lo ha leído, nos damos cuenta que uno de los arcos más importantes de la obra se ha quedado a mitad. Conclusión: Un ligero regusto amargo al final.

No sabemos si es con ánimo de hacer una segunda temporada o para conseguir que los fans sigan su historia vía manga. El caso es que la primera opción parece ser un rumor que ronda por la redes, pero actualmente no hay noticias al respecto.

El caso es que el anime se queda a mitad de un arco muy importante, diría que esencial, para el desarrollo de  los personajes, por lo que no conseguimos resolver ciertas incógnitas. Esto resulta una lástima porque el desarrollo de la historia ha sido satisfactorio y  han conseguido mover las emociones que pretendía.

Hablando del tema estético,  el anime han sabido captar la sencillez y belleza de los dibujos de Nakatani. Los escenarios y la animación son sencillos pero bonitos. La música es perfecta y su opening es precioso, lleno de metáforas relacionadas con las flores. Como contrapunto su ending resulta muy divertido, además está cantado por las actrices de doblaje de las dos protagonistas: Yuuki Takada y Minako Kotobuki. Un gran acierto.

Si os gustan la historias románticas, sean yuris o no, no podéis perderos este anime y os recomendaría que le echarais un vistazo a su manga porque no tiene desperdicio.

Esta historia se merece una valoración de 4 vasitos:

vasitosvasitosvasitosvasitos

Anuncios