Hace unos días se estrenaba la esperadísima obra de Maquia: Una historia de amor inmortal, que se ha ganado el aprecio tanto de la crítica profesional en el festival de Sitges 2018 como del público. Y es que la historia de Maquia es única e irrepetible. Todos los amantes de la animación japonesa deberían ojearla porque merece la pena. ¿Qué es lo hace a Maquia tan especial? En este análisis os lo cuento.

Maquia when the promised flower blooms

Antes de empezar vamos a hablar un poco de su directora Mari Okada. Maquia ha sido su primer largometraje y opera prima, pero es una prolífera guionista japonesa que ha participado en múltiples animes. Por ejemplo ha sido directora de la serie Hisone y Masotan: A lomos del dragón que está disponible en Netflix actualmente.

Para adentrarnos un poco más en el místico mundo de Maquia os dejo una breve sinopsis:

Maquia pertenece a un grupo de gente que deja de envejecer en la adolescencia, los Iorf. Su trabajo principial es tejer el hibiol. Unas telas que relatan la vida de los humanos y el paso del tiempo.

Aunque vive tranquila, Maquia se siente sola. Esa tranquilidad se rompe cuando un ejército les invade para buscar el secreto de la inmortalidad. La joven escapa, pero pierde a sus amigos y su hogar. En el bosque recoge a un bebe al que llama Erial, un pequeño que ha perdido a sus padres. La historia desarrolla la relación entre Maquia, que no envejece, y Erial, que sí.

Análisis

La historia de Maquia puedo describirla como conmovedora y que apela fuertemente a nuestros sentimientos más humanos. A pesar del marco de fantasía y de las subtramas de guerras entre países que aparecen en la historia, lo principal son las relaciones entre los personajes. Lo que hace especial a Maquia es que el espectador empatiza con ella.

Es una historia que en ocasiones se vuelve intimista y que nos cuenta el drama de una joven que no puede envejecer, los por menores y problemas que eso conlleva. La construcción de personajes es excelente y por eso,  aunque las situaciones sean de fantasía los sentimientos son reales. Aunque Maquia sea “inmortal” la soledad y posteriormente el apego o el miedo a la separación, que vemos en ella son sensaciones naturales que hemos sentidos todos. El resto de personajes que acompañan a Maquia le dan gran riqueza argumental a la obra, de hecho, sus secundarios tienen momentos brillantes.

Maquia la historia de un amor inmortal

Esta obra trata muchos temas y algunos un poco espinosos pero son resueltos con elegancia. Aviso que Maquia no es una película infantil. Demuestra mucha madurez en su guión e incluso puede que la entiendan y disfruten más los adultos que los niños.

En primer lugar nos habla del amor en todas sus formas, fraternal, madre a hijos, parejas y amigos. Y nos enseña que no importa el título que le demos a esa persona especial. Importan los sentimientos sinceros que nos profesa y nosotros le profesamos. Es por ello que el sacrificio y la dedicación también se ven reflejados en esta historia, sobre todo cuando se habla del tema de la maternidad presente constantemente en la obra.

Otro tema importante es la soledad. Como decíamos al principio, es algo que todos nosotros hemos sentido en algún momento de nuestras vidas. Y esto vuelve a la protagonista mucho más humana a pesar de su naturaleza inmortal. El tiempo no le da tregua y los sucesos siguen pasando a su alrededor generando ese miedo a estar sola. Y al final todo se convierte en recuerdos.

También nos habla de la vida y la muerte. El ciclo por el que todo ser humano debe pasar y es algo que se debe aceptar con naturalidad. De hecho la estructura de Maquia es circular y en tan solo dos horas, nos hará vivir todo ese complejo ciclo: Nacer, crecer, madurar, morir y nuevamente el nacimiento de vida. Es un punto a favor de Maquia el ser valiente y hablar de la muerte con sencillez e incluso se llega plantear el  tema del suicidio.

Maquia

Otro punto crucial del que se habla es la libertad. Ser uno mismo y hacer lo que uno quiere sin verse atado a un destino concreto. Como punto curioso, los Iorf tejen telares relatando la vida de las personas y sus días cosa que me recuerda a la mitología romana, a las Parcas que tejían mediante hilos el destino de los humanos. Aunque en esta historia está enfocado desde un punto de vista distinto.

No puedo dejar de lado otra de las maravillas que ofrece Maquia su apartado visual. Sus paisajes son espectaculares. Tanto que consiguen maravillar en tan solo un vistazo, por su luz y colores. Algunos de los más trabajados son el país de Maquia con sus montes verdes llenos de flores y sus estructuras estilo griego y la ciudad industrial que nos habla de contaminación y avances tecnológicos. Y todo ello contrasta con elementos como un gran castillo medieval y criaturas de fantasía como dragones.

Maquia

El diseño de personajes es sencillo pero bonito obra de Akihiko Yoshida. Es probable que si sois aficionados a los videojuegos os suene ese estilo a los de Bravely Default, juego para la Nintendo3Ds.

Poniendo el broche de oro a esta estupenda película está su banda sonora que nos sumerge de lleno en el mundo de fantasía en el que vive Maquia. Temas dulces a piano que nos harán soltar alguna lágrima. Os animo a que escuchéis esta preciosa canción que acompaña a la película, Rionos- Viator:

Por poner algún defecto a Maquia y aquí entra mi gusto personal, quizás pueda aquejarse de excesivo drama y la búsqueda de la lágrima del espectador constantemente. Aunque es cierto que la historia siempre está revestida de un tono melancólico, las escenas felices podrían brillar un poco más de lo que lo hacen.

En cuanto al guión general de la obra, está bien estructurado y su final está bien resuelto. El único defecto serían algunas “casualidades” que para mi gusto no resultan muy creíbles, pero que gracias a ellas avanza la trama. Me explico, intentando no hacer mucho spoiler. Por ejemplo, es raro que en una guerra, en un amplio campo de batalla con miles de hombres en la lucha, dos personajes logren encontrarse sin problemas. Al igual que es raro, deambular por una ciudad grande si conocer el camino, sin saber dónde vas y acabar “casualmente” en la casa de un conocido de tu pasado importante. Pero esto es mi punto de vista, al fin y al cabo hablamos de una historia de fantasía.

Maquia, una historia de amor inmortal

En general puedo decir que Maquia es una gran película que debéis de ver. Merece mucho la pena gracias a su entrañable historia que os calará hondo. Los muchos temas que se tocan en ella son interesantes y  podrían mantenerse largas conversaciones. Un guión bastante original, una propuesta valiente, que no os dejará indiferente. Película especialmente recomendada para los amantes de la animación japonesa y animo a los que les gusta el buen cine que se acerquen y le den una oportunidad.

Esta película según los vasitos merece un 4 sobre 5

vasitosvasitosvasitosvasitos

 

Anuncios