Uno de los elementos de mayor importancia en una serie  anime como es obvio es el dibujo. Pero hay otro,  que no siempre destaca pero que cumple también una función muy importante: la música.  A pesar de ser producciones menores en comparación con las películas de cine, en los  animes, se han llegado a crear importantes bandas sonoras y de una alta calidad.

El elemento musical está siempre presente en  cualquier  tipo de film o serie. El objetivo primordial es  crear ambiente, transmitir sensaciones y sentimientos al espectador. Lo mismo ocurre en un anime. Pero en él, juegan un papel fundamental su tema de apertura,  el llamado opening  y su tema de cierre o ending.

En el anime el opening  cobra especial importancia porque le sirve al espectador para hacerse una idea del tipo de serie que verá y sobre todo del dibujo y el ambiente en el que se  desarrollará.

Un ejemplo  que podemos nombrar de un buen opening es el de la serie Neon Genesis Evangelion (1995-1996), el archiconocido  Zankoku na Tenshi no Teeze interpretado por Yoko Takahashi. Un fluir de imágenes muy bien concebidas y significativas,  al ritmo de una música animada y alegre. Curiosamente es un opening algo engañoso teniendo en cuenta la oscuridad de la serie y su complejidad.

Otro opening interesante que podemos destacar es del anime Mirai Nikki (2011) llamado Kuso Mesorogiwi interpretado por el grupo musical con aires de rock gótico  Yousei Teikoku. Un tema de apertura de gran fuerza,  bastante oscuro, en el que se acentúa los coros, la guitarra eléctrica y los violines. En el observamos como casan perfectamente las imágenes y la música. Animación con toques  blancos, negros y rojos, además de multitud de detalles significativos. Muy al estilo de la película Kill Bill del maestro Tarantino.

 

Al hilo de lo dicho anteriormente, gracias a la música de anime o anison como se le llama en Japón, muchas actrices de doblaje lanzaron su carrera musical. Es el caso por ejemplo de la seiyuu y luego cantante Megumi Hayashibara que ha doblado entre muchos, dos papeles míticos: Rei Ayanami y Reena Inverse. En Slayer, Hayashibara se encargó de cantar los opening de las diferentes temporadas.

Pero además de música de openings, como decíamos antes, el anime se nutre obviamente de su banda sonora. En muchas ocasiones se valen de piezas de música clásica universales para ambientarlos.

Un ejemplo  seria la serie Samurai X o también llamara Rurouni Kenshin (1996-1998) que tiene una impresionante banda sonora usando piezas clásicas de Chopin como el Estudio Tristesse  op. 10 no. 3.  o Beethoven con su Sonata Claro de Luna.

Otro anime plagado de piezas clásicas es el mencionado anteriormente,  Neon Genesis Evangelion.  A lo largo de su serie nos deleita con el Mesias de Händel, Beethoven y obras de Bach, entre otras.

Pero no sólo se utilizan las obras clásicas. También encontramos  magníficas bandas sonoras de creación propia de todos los estilos.

En este caso podemos destacar a  Yoko Kanno (1964) que acompañada del violonchelista Hajime Mizoguchi (1960) crearon unas de las soundtracks más épicas de anime: La Visión de Escaflowne (1996). Destacan sus aires occidentales, piezas corales de gran fuerza,  dulces melodías clásicas y música electro pop. Digna de una buena película de fantasía. De la misma autora podemos destacar también la banda sonora de Sousei no Aquarion o El Génesis de Aquarion.

Esta pieza es Dance of Cruse de La visión de Scaflowne:

Otra compositora importante en el ámbito musical de anime es Yuki Kajiura(1965).  soundtracks tan impresionantes como el de la serie Puella Magi Madoka Magica (2011), Tsubasa: Reservoir Chronicle (2005) han marcado un hito es su discografía. Kajiura conserva  un estilo muy peculiar mezclando música electrónica con piezas corales.

Por otra parte, encontramos al autor Hiroyuki Sawano (1980) más joven que las mencionadas pero con importantes aportaciones a sus espaldas  y un futuro muy prometedor.  Destacan soundtrack tan interesantes como el del anime Guity Crown (2011) y el conocido Ataque a los Titanes (2013, el cual ha puesto música a todas sus temporadas. Un autor que sabe imprimir fuerza y expresividad a las obras que realiza, con un aire moderno, mezclando desde música clásica, coral, hasta rock.

La siguiente pieza es Bios de la OST de Guilty Crown:

Un anime no es solo dibujo. Lo conforman multitud de elementos y entre ellos está su música. Grandes bandas sonoras se han creado en la series de animación japonesa que en nada tienen que  envidiar a la de  las películas que vemos en los cines.

Anuncios