No todos los animes de este verano han sido una maravilla y desde luego Grand Blue ha dejado bastante que desear. No esperada demasiado de esta serie, pero creo que ni si quiera ha llegado a cumplir los mínimos que preveían. Os cuento un poco mis opiniones al respecto de este anime algo desastroso.

Grand Blue es un anime basado en un manga japonés escrito por Kenji Inoue e ilustrado por Kimitake Yoshioka. La serie animada ha contado con 12 episodios.

Sinopsis

Iori Kitahara  comienza su primer año en la universidad. Se muda a la tienda de submarinismo de su tío, Grand Blue, él anticipa la vida universitaria de sus sueños, llena de hermosas chicas y buenos amigos. Pero las cosas no salen exactamente de acuerdo al plan. Se encuentra con un grupo de estudiantes, que de inmediato lo obliga a participar en sus actividades alcohólicas. Aunque no estaba dispuesto al principio, Iori rápidamente se rinde y se convierte en el alma de la fiesta. Desafortunadamente, con eso gana el desprecio de su prima, Chisa Kotegawa. Sin embargo, Iori todavía promete cumplir su vida universitaria ideal, pero ¿las cosas irán de acuerdo con lo planeado esta vez?

Reseña

Por su sinopsis Grand Blue no engañaba a nadie. No se esperaba mucho de ella. Estaba claro desde el principio que iba a ser una historia cómica y entretenida. Pero lo que resultó al final estaba muy por debajo de las expectativas.

La historia prometía ser un anime divertido con toques universitarios, un poco más adultos, que debería haber variado con respecto a series de colegiales. Craso Error. Quitando los litros de alcohol que aparecen en la serie, el protagonista y sus compañeros  podrían estar en el instituto y no se notaría la diferencia. Parecen comportarse como chavales de 15 años, incluyendo las típicas tonterías y clichés con respecto a la búsqueda de novia.

Pero, sin duda, lo peor de la serie son sus protagonistas. Iori y su amigo Kohei son tremendamente estúpidos. El problema es que son tan rematadamente lerdos que cuando hemos visto 3 capítulos sus tonterías cansan y ya no tienen ninguna gracia. El resto del elenco masculino da también vergüenza ajena. Menciono por ejemplo a los compañeros de clase de Iori. Son una panda de imbéciles que quieren encontrar novia, pero como uno la consiga le hacen el boicot. ¿Lógica? Ninguna.

Las series cómicas están muy bien, pero este tipo de humor tan absurdo no es para todo el mundo y más si encierra connotaciones tan machistas. Además resulta un humor repetitivo. El hecho de que todos los protagonistas estén desnudos cuando beben puede ser divertido en el primer episodio, pero cuando es así toda la serie resulta desagradable. ¡Hasta en su ending podemos verlos en paños menores!

Otro de los puntos que me decepcionó de Grand Blue fue el tema del submarinismo. Se perfilaba como algo interesante, dónde enseñarían al espectador sobre este deporte. Una apuesta original. Por desgracia se tocan dos o tres nociones en capítulos contados. El resto del anime es Iori con los “amiguetes” paseándose desnudo y bebiendo. Si queréis ver una serie sobre submarinismo os recomiendo Amanchu!.

En esta serie hay poco que decir de las mujeres. Apenas cumple ninguna función, solo están para ser molestadas por los protagonistas o para martirizarlos cuando hacen tonterías. Quizás el personaje femenino más interesante es Azusa Hamaoka. Se relaciona con los hombres como uno más y admite abiertamente su bisexualidad, cosa bastante poco usual en obras de este tipo.

Pero no todo en Grand Blue es malo, debo reconocer que su opening transmite muy buen rollo. Te dan ganas de ir a la playa y pasar el día con los amigos. Es lo más salvable. Su dibujo y animación están bastante bien, sobre todo cuando se centran en recrear la fauna marina, cosa que ocurre pocas veces.

Podía haber sido una serie más interesante dejando de lado tanta tontería innecesaria y centrarse un poco más en el submarinismo y en las relaciones humanas con los miembros del club sin tanto alcohol de por medio.

Grand Blue ha sido un poco decepcionante, ya que ni su humor ha resultado original o divertido. Personajes rematadamente estúpidos y una historia bastante insulsa. No os lo recomendaría especialmente, a menos que os haga gracia ver hombres desnudos culturista todo el tiempo. ¡Para gustos colores!

Según los vasitos esta serie se merece 1 de 5

vasitos

 

Anuncios