Gracias a los avance científicos el género humano ha querido ir un paso más allá, y ha empezado a obsesionarse con la creación de vida artificial. Es algo que aún sigue vigente en las mentes científicas, pero que de momento no ha dado sus frutos.

A cambio, estas inquietudes se han visto reflejadas en múltiples obras de ficción. Desde el propio Jurassic park  en la que se busca la recreación de organismos ya extintos,  hasta famosa obras cyberpunk como Blade Runner, dónde se logra copiar casi de manera idéntica a los humanos.

El anime original de Netflix en colaboración con el estudios Bones , A.I.C.O Incarnation vuelve a sacar este tipo de temáticas a la luz. La creación volviéndose contra el creador. Un argumento que puede pecar de ser algo cliché, pero que en esta obra está bien ejecutado.

Sinopsis

La historia narra la vida de Aiko Tachibana un muchacha de 15 años que pierde a su familia en un accidente de coche y acaba viviendo en un colegio-hospital. Un día llega a clase un chico misterioso llamado Yuuya Kanzaki que le desvela la verdad sobre la muerte de sus padres y la naturaleza de su cuerpo. La chica posee un cuerpo de organismos artificiales y no es completamente humana.  Año antes ocurrió un evento llamado Irrupción en el que  el poder de un elemento inteligente llamado Materia contaminó todo Tokyo. Aiko es la clave para resolver el misterio si acuden al Punto Primario donde se desencadenó la Irrupción.

Reseña

Estamos ante un anime de ciencia ficción, que en cuanto a guión no ofrece nada novedoso que no hayamos visto, por ejemplo, en la compleja Ghost in the Shell. Si bien, como venimos diciendo, la idea no es nueva, la ambientación y animación son de lo mejorcito. No es para menos ya que es un proyecto en el que se ha visto involucrado el prestigioso estudio Bones autor de Wolf´s Rain o Eureka Seven.

Es una historia que busca el misterio y sus personajes sin ser nada del otro mundo, resultan interesantes. Quizás la más floja precisamente es Aiko, que aunque es la protagonista su personalidad es demasiado “simplona” y predecible a pesar de todo el engranaje que la rodea. Es una lástima que nos se haya profundizado demasiado en los otros personajes. Al ver la serie nos quedamos con ganas de conocer un poco más de ellos. El guión se nota algo apresurado y en ocasiones las cosas no quedan bien explicadas. El espectador puede que se sienta perdido, si no está lo suficientemente atento. También entendemos que la serie solo cuenta con 12 episodios y debido a eso deben comprimir los sucesos y eliminar lo que tenga menos importancia.

Quizás el mayor defecto de este anime es que da una impresión algo equivocada. Parece buscar la parte filosófica y metafísica, pero no lo consigue, quedándose  en una simple obra de ciencia ficción que parecía aspirar a algo más profundo. Si se hubieran concentrado directamente en la acción y el suspense, les hubiera quedado un resultado más completo.

En cuanto al  diseño de personajes podemos decir que tiene un aire un tanto “moe”. Esto no debería resultar un defecto pero dado el tema y la historia que se trata un diseño más adulto le hubiera quedado mejor. La paleta de colores resulta clara y brillante. El diseño de los robots y uniformes es bastante interesante.

Quizá uno de los puntos a favor de la serie es su animación. Las escenas de acción y tiros están muy bien confeccionadas y tiene bastante fluidez. Sentiremos la adrenalina cada vez que haya una lucha o un tiroteo.

En conclusión podemos decir que la serie es aceptable y un poco predecible. A pesar de sus defectos y sin ser una obra maestra entretiene bastante. Tiene acción y escenas trepidantes que hacen muy ameno su visionado. Si buscas un anime de ciencia-ficción con ciertos toque metafísico, la apuesta de Netflix A.I.C.O  incarnation, puede que te guste. Te animamos a que le eches un vistazo.

Según nuestros vasitos su valoración es de un 3 de 5

 

 

Anuncios