No creo que se sea una novedad que os comente que los gatos son unos de los animales más populares entre los japoneses. Los habremos visto representados en infinidad de series. Desde su aspecto tradicional hasta personajes humanoides que posee orejas y rabo. De hecho, uno de los elementos más “moe” que podremos encontrar en un anime es alguien llevando estos atributos.

La obsesión gatuna es tal, que como muchos saben se han llegado a crear cafés especialmente dedicados para pasar un rato con los mininos. Son llamados Neko-café o Cat-Café.

¿Por qué la creación de estos Neko-cafés?

Porque en Japón las viviendas son extremadamente pequeñas y además, es común que en los complejos residenciales no se admitan mascotas. Teniendo en cuenta esto, la estresante vida que lleva un japonés medio,  se hace necesario tener un espacio para desconectar y pasar un rato con las mascotas. Debemos recordar lo beneficiosa que es la relación con los animales de compañía tanto perros como gatos. En el segundo caso se ha comprobado que el ronroneo ayuda contra el estrés y reduce la tensión arterial.

¿Hay Neko-cafés en España?

En España como también somos amantes de estos misteriosos animales, no hemos podido dejar pasar la ocasión para crear nuestros propios café de gatos. Estuvimos pasando un rato agradable en La Gatoteca, situada en pleno centro de Madrid, muy cerca de la estación de trenes de Atocha.

La Gatoteca se describe como como un establecimiento  gestionado por la asociación si animo de lucro, ABRIGA (Asociación Benéfica por el Rescate e Inserción de Gatos en Adopción). Este lugar abrió sus puertas en 2013. Sus máximas principales son dar visibilidad a los gatos sin hogar, mediante la interacción con los visitantes. Así buscan sensibilizar y conseguir más adopciones responsables.

En su web también nos comentan que no es necesario acudir con la idea de adoptar un gatito. Su objetivo principal es que los mininos socialicen y se les ofrezca el cariño que no han tenido al haberse criado en la calle. Buscan también romper mitos sobre los gatos y que la población conozca un poco mejor a estos interesantes animales.

¿Cómo funciona La Gatoteca?

Para acudir al café y estar con los gatitos se recomienda pedir cita, ya sea por correo o por teléfono. Esto es así, porque tienen un aforo limitado y para que los mininos no se estresen con tantos visitantes. El servicio es bastante rápido. En cuestión de una hora habrán confirmado tu cita, si utilizáis el correo.

Una vez acordada, solo nos queda acudir a La Gatoteca el día y la hora señaladas. Al entrar nos encontramos con el recibidor donde nos informan sobre todo. En apariencia es un establecimiento acogedor y encontraremos varias estanterías con todo tipo de productos para gatos, por si nos interesa comprar algo antes o después de la visita.

Para entrar en la habitación donde se encuentran los mininos se nos coloca una pulsera, donde veremos nuestra hora de entrada. Además de esto, se nos explica que la primera consumición es gratuita. Junto al recibidor, hay una sala donde encontramos varias neveras y máquinas de cafés con todo tipo de bebidas. Además, para mayor seguridad no se permite la entrada de botellas de cristal y se nos ofrecen vasos de plástico. Solo pagaremos por el tiempo que estemos en la habitación de los gatos y si queremos alguna bebida más, podemos cogerla abonando una pequeña donación.

En este establecimiento se hace especial hincapié en la higiene.  Así que, antes de ver a nuestros amigos peludos deberemos lavarnos las manos con un jabón desinfectante que tienen en el mostrador.

Una vez revisado todo lo anterior, ya podremos entrar a saludar a los gatitos. Encontramos un espacio con dos plantas, bastante amplio lleno de rascadores, cunas y juguetes para mininos de los modelos más variopintos. Los animales se encuentran libremente tumbados por la sala. Ya solo es cuestión de acercarse a ellos y pasar un rato ameno dándoles mimos. Siempre debemos recordar que nosotros somos los visitantes y esa es su casa. Así que hay que tratarlos con cariño, sin forzarlos o agobiarlos.

Debemos decir que el ambiente en la sala es agradable con bastante silencio. Encontraremos estanterías con libros y podremos sentarnos en los diversos sofás a leer si queremos. Los gatos se ven muy relajados y tranquilos. Y si en algún momento tenemos dudas o hay algún problema,  podremos avisar a los voluntarios. Ellos suelen estar vigilando las salas, cuidando que la interacción entre los gatitos y los visitantes es la adecuada. Es una ventaja, ya que nos solucionaran cualquier tipo de duda y nos informarán del carácter de cada peludo. ¡Si os enamoráis de alguno en vuestra visita podréis adoptarlo!

Os recomendamos que si os gustan los mininos y no tenéis el placer de compartir vuestra vida con ellos, que acudáis a este tipo de sitio. Por desgracia en España no hay muchos lugares, pero si estáis en Madrid probad La Gatoteca. Es una experiencia muy recomendable. Os gustará. Si queréis más información no tenéis más que acudir al enlace que se encuentra en el artículo.

Para finalizar, queremos recordaros lo importante que es la adopción. No compréis, adoptad porque hay muchos amigos peludos, tanto perros como gatos que necesitan vuestra ayuda. 😊

(Este pequeño es adoptado y forma parte de mi familia)

Anuncios